Moneda del Imperio Romano

Monedas de Bronce de Roma

Las primeras monedas romanas fueron producidas a finales del siglo 4 antes de cristo en Italia y continuaron usándose durante otros 8 siglos por todo el Imperio. La denominación y el valor cambiaban constantemente pero algunos tipos de moneda como el Sestercio o el Denario persistieron durante mucho tiempo convirtiéndose en una de las monedas más famosas de la historia.

La moneda romana reprsesentaba y garantizaba un reconocible valor que permitía conseguir productos a cambio de ella. Esto permitía comerciar, trabajar a cambio de monedas y algo que es más importante, la moneda permite realizar pagos idénticos y de gran valor para hacer posible una nueva escala de comercio. Las monedas además estaban marcadas con iconos representativos de los Emperadores con lo que se conseguía transmitir la grandeza del Emperador. Vamos a resumir aquí las principales monedas empleadas durante la República y el Imperio.

Monedas durante la República

  • Aes Rude

La República Romana en sus inicios no empleaba un sistema monetario sino un sistema de pesos de bronce,  conocidos como los aes rude. Estos eran bastante grandes y pesaban más de 300 gramos la unidad. A pesar de su peso, este tipo de moneda se utilizó hasta el 218 a.C. A partir de ese momento, Roma ya se había expandido enormemente y se comenzó a producir monedas empleando metales preciosos como el oro, la plata y el bronce.

  • As de Bronce

Las primeras monedas romanas fueron probablemente de pequeño tamaño y valor, fabricadas con bronce en Nápoles desde el 326 a.C. Las primeras monedas de plata se produjeron en los primeros años del siglo III antes de Cristo y se asemejaban a las monedas griegas de la época. Estas monedas portaban la leyenda “ROMANO” que más tarde se convertiría en “ROMA”.

Los excesos de las Guerras Púnicas obligaron a devaluar el precio de la moneda y a producir monedas de oro denominadas Aurei.

  • Denarios

En el año 211 a.C. un nuevo sistema monetario se introdujo, el Denario, la principal moneda de plata de Roma hasta el siglo III d.C. Un Denario equivalía a 10 Ases de Bronce.

Conforme Roma se expandió, el número de tesoros encontrados y las minas de plata conquistadas en Macedonia impulsaron la producción de monedas de plata que sustituyeron gradualmente a todas las de bronce. Para el año 141 a.C. el bronce se había devaluado tanto que un Denario equivalía a 16 Ases de Bronce.

En el año 84 a.C. una vez más la guerra obligó a Sila, por entonces dictador de la República a producir nuevas monedas de oro y plata para pagar a los ejércitos, Julio César hizo lo mismo años más tarde. Con la muerte de César, los distintos grupos que optaban al poder comenzaron a producir sus propias monedas, finalmente con la victoria en la guerra civil contra Marco Antonio, Octavio César Augusto impuso una moneda única para todo el Imperio.

Monedas durante el Imperio

La iconografía de las monedas se convirtió en un método de propaganda cuando Julio César comenzó a imprimir su propio perfil en las monedas, esto fue realizado por otros muchos Emperadores a lo largo de la historia.

César Augusto reformó las denominaciones de las monedas pequeñas y su sistema monetario sería la base para la moneda romana durante los próximos tres siglos. Las monedas de plata de valor menor al Denario se suprimieron y se sustituyeron por monedas de cobre como los Dupondios o los Cuartos. Los Denarios de plata y los Áureos de Oro continuaron produciéndose durante el Imperio.

Tras la dinastía de los Emperadores Severos, la producción de monedas comenzó a proliferar por todo el Imperio. Centenares de ciudades individuales producían sus propias monedas. Todas ellas eran equivalentes a un cierto valor de la moneda oficial romana.

  • Sestercio y Dupondio

La moneda de mayor valor del Imperio Romano fue el Sestercio, cuyo valor adquisitivo era igual a la cuarta parte de un Denario. Los Dupondios por su lado equivalía a la mitad de un Sestercio. Los valores de las monedas iban oscilando con el paso de los años.

  • Solidus

Durante el reinado del Imperio por parte de Constantino el Grande, el Áureo se sustituyó por el Solidus, moneda de nueva creación con un valor 25 veces superior al Denario. Fue precisamente esta moneda, la que se convirtió en oficial del Imperio Romano de Oriente, o el Imperio Bizantino tras la caída de Roma.

Monedas Imperio Romano